En los últimos años muchos han criticado, en parte con razón, que Google haya abandonado ese “Don’t be evil” para convertirse en una multinacional más. Ahora y en