¿Necesita la pyme un servidor convencional en el siglo XXI?

El uso que hacen del servidor muchas pequeñas empresas y autónomos se reduce a servidor de ficheros, un repositorio documental para trabajar todos con el mismo documento. Si acaso la base de datos de alguna aplicación común, alguna impresora y poco más. Para ello tienen que comprar hardware, sistema operativo, software, etc. Y mantener el sistema. ¿No sería mejor otro tipo de alternativas para trabajar hoy en día?
No sólo tenemos que tener en cuenta el gasto de adquisición y mantenimiento, sino también el consumo eléctrico del servidor. Para las pymes más pequeñas, las que no tienen aplicaciones instaladas y sólo comparten archivos bastaría con tener un NAS, un disco de red que nos sirva para almacenar los archivos locales, hacer copias de seguridad o incluso instalar las impresoras.
Además en muchos casos existe la posibilidad de tener una cloud híbrida, que permita el acceso a dichos archivos desde cualquier ubicación, de forma sencilla. De esta forma los documentos están accesibles desde cualquier ubicación sin mayor inconveniente. Esto puede ser muy útil si necesitamos trabajar desde fuera de la oficina.
Por otro lado las aplicaciones que algunas empresas tienen que instalar en el servidor hoy en día también se ofrecen en la nube, algo que cada día resulta más atractivo para las empresas, debido sobre todo a la mejora de rendimiento que supone en muchos casos sobre el funcionamiento en el servidor local. A medida que pasa el tiempo, se van acumulando actualizaciones el servidor no funciona tan fino como la principio.
Otra opción para empresas más grandes es pasar directamente a un servidor en la nube. Esta opción puede ser muy interesante a medida que la empresa necesita más movilidad, que sus empleados no tienen que ejecutar sus tareas desde su despacho, tienen que moverse por varias sedes o trabajan desde casa algunos días por semana.
Esto no significa que para muchas empresas el servidor tradicional con Windows Server o con Linux haya dejado de ser buena opción, simplemente hay que pensar que a la hora de elegir hoy en día existen otras opciones a considerar. Todo esto claro, siempre que tengamos una conexión a Internet de fibra, ya que en muchos casos este tipo de servicios con un ADSL simplemente no van a funcionar bien.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *